Día 10: Alemania nunca se rinde

Ver más

Los de Löw  no se comieron los mocos y vencieron sobre la hora a Suecia. México, en un duelo de países con trabajadores explotados, confirmó su buen momento futbolístico frente a Corea del Sur. Y Bélgica fue un tren de alta velocidad al que Túnez nunca se pudo subir.

El milagro alemán

2 🇩🇪🏆🇸🇪 1

GRUPO F

Ayer adelantamos que se trataba de unos de esos partidos que, tras el sorteo, uno quiere ver sí o sí. Y estuvo a la altura de lo que se esperaba: entró en la lista de los cruces que siempre se recordarán en la historia de los mundiales.

Alemania estuvo a un minuto de quedar prácticamente fuera de todo. Se fue al descanso tras el primer tiempo 0-1 abajo y con algunas jugadas polémicas en el área alemana para Suecia que el árbitro no sancionó. Fue una versión apagada del campeón del mundo, vertical pero sin la tradicional efectividad. Algo similar a lo que le había sucedido en el primer partido, que perdieron contra México.

Desde el pítidio inicial del segundo tiempo el campeón del mundo resucitó. A los 3 minutos Reus marcó el empate y la victoria parecía imparable. Sin embargo un esfuerzo físico descomunal de los suecos y cierto apuro para resolver las jugadas producto de la desesperación que empezaba a incidir en las cabezas alemanas clavaba el empate en el marcador. Suecia de contra seguía siendo peligroso. Boateng, defensor central germano, iba atolondrado a buscar ganar “como sea” al area sueca y cometía errores. Toni Kross, la estrella y el que nunca erra un pase, había estado impreciso en el primer tiempo y no lograba estabilizar al equipo en esta segunda parte. Alemania era un lobo hambriento jugándose la vida.

Parecía que el milagro se daba pero no: un tiro cruzado se estrelló en el palo izquierdo sueco faltando un minuto. Low, el técnico campeón del mundo, lejos de reprocharle a sus jugadores los aplaudió, no se desesperó: “Bien igual muchachos”, gritó. Alemania nunca se rinde pero estaba a punto de caer en Rusia, como en la historia del siglo XX.

En el minuto 95. Sobre el tiempo cumplido el árbitro sancionó una falta en el borde lateral izquierdo del ataque alemán. Tiro libre indirecto. Todos esperaban el centro de Toni Kross. Era el último intento. Si fallaban: quedaban con un pie y medio fuera del Mundial en primera ronda por primera vez en su historia. Pero el pie de Kross pareció ser una mano, y su tiro un golpe de boxeo, un cross de derecha. La pelota hizo una comba imposible, atravesó pequeños huecos que quedaban entre las cabezas de los defensores suecos y se estampó contra la red en la pared derecha del segundo palo. Milagro alemán.

Los suecos deben triunfar sí o sí contra México y hacerlo por buena diferencia de gol, suponiendo que los alemanes pueden llegar a ganar cómodos contra Corea y que México les lleva tres goles de diferencia. México no se puede confiar, Alemania tiene una inyección de confianza y Suecia no tiene otra opción que intentarlo.

Revolución mexicana

2  🇲🇽🏆🇰🇷 0

GRUPO F

Se enfrentaron dos “sociedades del cansancio” como diría el filósofo surcoreano Byul Chung Han. En referencia a dos de los lugares donde la gente trabaja más horas por año en el mundo. En Corea del Sur hay una tasa altísima de infartos neuronales llamados en coreano guarosa, en español “muerte por exceso de trabajo”. Los coreanos trabajan alrededor de unas 2 mil horas por año y los mexicanos unas 2 mil 200. La diferencia es que mientras en México el salario mínimo es de unos 150 dólares, en Corea del Sur ronda los 1000. Este duelo entre sociedades cansadas lo ganó la más explotada de las dos. Costó trabajo para los aztecas pero fue bien remunerado: llegan como líderes a la tercera fecha.


Desde el principio México impuso el control del juego. Si bien Corea del Sur inquietó varias veces a Ochoa, los mexicanos nunca se desordenaron y ni perdieron la prolijidad en la construcción del juego, como sabiendo que en algún momento el gol llegaría. A los 26 minutos Carlos Vela de penal hizo estallar a los verdes. El ritmo de juego no se alteró y a los 21 minutos del segundo tiempo, el Chicharito Hernandez se estrenó de una vez en la red. 2-0 y olor a partido liquidado. Pero los surcoreanos son disciplinados y trabajan siempre hasta que termina la jornada. Sin demasiada virtud para generar vértigo empujaron a México unos metros hacia atrás. El descuento llegó muy tarde: a los 3 minutos de descuento. No hubo tiempo para mucho más.


México, el desmadrado país de América del Norte, llega entonado al tercer duelo con Suecia, a quien solo le servirá derrotarlo. Con empatar o no perder por más de un gol, los mexicanos estarán dentro de octavos de final. No ganaban dos partidos seguidos desde Corea-Japón 2002. Normalmente eso suele alcanzar para pasar de ronda (basta ver el ejemplo de Croacia, Rusia, Uruguay o Bélgica) pero este grupo exige un poco más y los de Osorio tendrán que estar a la altura. Entonces será una nueva revolución mexicana.

Un tren de alta velocidad

5 🇧🇪🏆🇹🇳 2

GRUPO G

Bélgica es el mejor equipo de la copa. Está confiado, sólido, fino, rápido, preciso, efectivo. Sus individualidades brillan desde lo colectivo. Hay funcionamiento y hasta alegría. Algo que escasea en la mayoría de los equipos de este mundial, que deben sufrir para conseguir puntos. Demasiado para un Túnez que no jugó mal pero que siempre se sintió un nivel más abajo.

A los 6 minutos Bélgica, con un penal de Hazard, ya ganaba 1-0. Y a los 16´ Lukaku definió implacable. 2 minutos después, a los 18 descontó Túnez y siguió estando en partido. Una media hora duró la esperanza magrebí: en el tiempo agregado del primer tiempo Lukaku amplió la ventaja.

Salieron al segundo tiempo con la sensación de que ya estaba todo dicho. Y Bélgica se aprovechó de eso. A los 51 Hazard transformó la victoria cómoda en goleada: 4-1. Sobre el final Batshuayi estiró la fiesta a 5-1 pero inmediatamente Túnez hizo un gol de honor. 5-2.

En 2014 Bélgica también ganó sus tres partidos de grupo pero esta vez pisa con verdadera actitud de candidato.Túnez se despidió sin haber ganado, una vez más, ningún partido de Mundial.

Ya pasó un tercio del mundial, rápido como el tren belga que se pasea por Rusia.