Réquiem para un rockero que toca el güiro