Contra el silencio de los tambores, este bullerengue rapeado