Nagorno Karabaj: el piso tiembla y el cielo se ilumina