La enferma que no se enferma: crónica desde un hotel sanitario