Un discurso desalmado. El virus de la comunicación oficial en Ecuador