Dejen, la comunidad se ocupa