El ratero: la parte por el todo