Nuquí, los barcos camaroneros se acabaron los peces