19-S: Lo cotidiano es un cuerpo que sale de los escombros