Nuriye Gülmen, activista. Ilustración de Tarik Tolunay

Prefiere pasar hambre que guardar silencio

Nuriye Gülmen estaba exhausta esa mañana fría de febrero. La académica turca de 33 años de edad no lograba ocultar sus pesadas ojeras con una rápida espolvoreada de maquillaje en el baño del café. Detrás del ca...