La pareja que creó el lenguaje de su afecto