La piscina abandonada más grande de Latinoamérica es hoy el spot clandestino de los skaters de La Habana