BOGOTÁ. El país con más desplazados en el planeta entró en período preelectoral en pleno proceso de paz. Sin embargo, continúa la guerra que lo ha desgarrado desde hace más de cinco décadas. Del 1ro de enero al 6 de febrero de 2017 se han registrado 15 asesinatos de lideres sociales en territorio colombiano. El dato –en perspectiva hacia finales del año– superaría la cifra de líderes asesinados en 2016, que alcanzó las 92 víctimas como consecuencia del conflicto. Los proyectos de ley ofrecidos por el gobierno de Juan Manuel Santos llegan a cuentagotas y las leyes de Tierras, que permitirían abordar uno de los temas neurálgicos de la consecución de la paz, no parecen tener respaldo en el poder legilsativo. Los ofrecimientos se entrampan en pugnas políticas y negligencia burocrática. Mientras los candidatos presidenciales toman posturas a favor o en contra del proceso de paz, nadie sabe a ciencia cierta qué pasará con las 26 zonas veredales que supuestamente serían destinadas para que los miembros de las FARC se concentraran. Los vacíos dejados por este grupo irregular están siendo cubiertos por paramilitares, disidentes de las FARC, el ELN y otros grupos ilegales.

 

Sobre El Autor

Revista LATE

revistalate.net

Artículos Relacionados